Dejar a los niños venir a mi

Dejar los niños venir a mí es una advertencia y un mandato de Dios, los niños son de Cristo y no debemos ser estorbo para ellos sino, al contrario, debemos guiarlos a Jesús.

Deja un comentario