La samaritana

La mujer samaritana era una persona con un corazón vacío, toda su vida había buscado la alegría, el gozo y la paz en lugares equivocados. Cuando Jesús pasó por aquél lugar dijo “me es necesario pasar por Samaria” porque ya tenía planeado un encuentro con ella, quería cambiar su vida, saciar su sed espiritual y darle lo que tanto anhelaba. Si te sientes como la mujer samaritana entonces Cristo te está buscando. Cristo necesita tener un encuentro contigo y te busca hoy para darte la alegría, el gozo y la paz que tanto has buscado ¿quieres recibirlo?

Deja un comentario